05 marzo 2017

El Transgeneracional... Trabajando Los Ancestros.


El trabajo con El Árbol Genealógico


Ya hace un tiempo que trabajo a nivel de consulta los ancestros de la persona que viene a verme desde distintas técnicas basadas en los procesos transderivacionales. Utilizo este tipo de correcciones cuando hay recaídas o no acabamos de resolver el problema en cuestión.

También me encontraba con una dificultad muy clara y es que determinado tipo de persona no quería trabajar con el tipo de dinámicas que sugieren las técnicas de reimprontación y ni se plantean realizar un trabajo de constelación. Personalmente no soy partidaria de las técnicas regresivas en las que el terapeuta narra la historia/dificultad de la persona que consulta…


Partimos de la premisa…

Partimos de la premisa de que determinados comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación y estos impiden a uno autorrealizarse de manera plena. Para que se tome consciencia de ellos y se pueda desvincular de los mismos, es necesario que estudie de dónde viene a través de su árbol genealógico. 

En ocasiones, parece que estamos poseídos por nuestras familias. También, las relaciones con nuestros padres juegan un papel fundamental en nuestra la formación de nuestra estructura interna que configura nuestros patrones, por lo que resulta imprescindible desatar esos “nudos” con el pasado y descargar el peso de las experiencias que no nos corresponden.

El árbol siempre está vivo. Yo soy el árbol. Soy mi familia. Nadie tiene problemas individuales porque toda la familia está siempre en juego. El inconsciente familiar existe. Desde el mismo momento en que alguien toma conciencia de algo, provoca que todos los suyos también la tomen. 

Ese alguien, a partir de ese momento, es la Luz. 

Si uno hace su trabajo, todo el árbol se purifica. 

Trabajamos con un organismo vivo. El árbol genealógico no es un fósil enterrado. El árbol vive y se transforma constantemente con cada nueva generación y es por esto por lo que no utilizamos una técnica que serviría para la fabricación en serie. 

Los condicionamientos emocionales con sus conductas, grabados por nuestro linaje en nuestro inconsciente personal, el yo más desconocido y misterioso, determinan nuestra postura frente a la vida.

La genealogía es un lenguaje de precisión matemática, un sistema de repeticiones con fechas, enfermedades, muertes, situaciones, nombres: mapas neurológicos que se recorren y transmiten de generación en generación. 

Somos portadores de los conflictos no solucionados y eso se manifiesta en nosotros como expiatorio, impidiéndonos tener relaciones felices con nosotros mismos y con los demás.
La memoria de nuestro árbol genealógico está siempre presente. 




El trabajo Transgeneracional

Es todo aquello relacionado con las memorias. El objetivo del análisis transgeneracional es la capacidad de poner en nuestra consciencia la historia de la familia, comprenderla y poder comprender el rol, al que estamos (inconscientemente) invitados a jugar a lo largo de nuestra vida. De esta forma estamos invitados a resolver situaciones que han sido excluidas de la conciencia familiar. 

Al analizar el Transgeneracional, tomamos en cuenta y evaluamos el modo en que cada persona reacciona frente a los sucesos que le toca vivir en su entorno familiar, laboral, social, ya sean próximos o lejanos, sirva el ejemplo, de cómo la persona pone resistencia, frente a la presencia de un  secreto familiar

El Transgeneracional es la información que el inconsciente biológico guarda y que el clan familiar transmite para que un conflicto se pueda resolver en generaciones posteriores. Así funcionamos biológicamente.

La Kinesiología y el Árbol Genealógico


Se trabaja sin poner en escena a modo de teatro como realiza las Constelaciones y de hecho, es muy simple para el paciente.

La Kinesiología se comunica con el propio cuerpo, con el propio inconsciente, con el propio Ser, con el Alma, con las células… y permite hablar con toda la información que lleva consigo.
Se trata de acceder para ver cómo está programada. La mente adopta esta información y toca nuestra realidad y marca nuestras actitudes. Todo ello sucede en función a toda la información que hay en mi campo.

Identificamos la información, sanamos y cerramos… Lo que otras técnicas no lo cierran y queda abierto para que ocurra lo que ocurra. ¡Es un aspecto que me fascina!

El movimiento que realizaremos va a ocasionar otro movimiento que puede durar tiempo en terminar dentro de nosotros mismos. El proceso de curación que lo podemos saber. Siempre será de forma positiva, aunque los cambios no sean agradables en algún momento.

También usaremos la Kinesiología para saber qué tipo de trabajo es el más adecuado para su corrección.

Cuando sanamos no nos sanamos sólo a nosotros mismos, sino a la familia. Los problemas son oportunidades para cambiar comportamientos, actitudes, creencias que manejan mi vida… este es el cambio de verdad.

Cuál es el motivo por el cual se necesita?

Todo tipo de trabajo y suele ser cuando se ha probado y realizado otras técnicas y no terminamos, se complica llegar a buen puerto… Está claro que a un nivel muy profundo se están moviendo informaciones que van más allá de la propia persona y que ésta ignora.

Qué tipo de problemas arrastramos de nuestros ancestros?

Son hechos que en la familia se conocen o que se han mantenido ocultos por el bien  de los miembros familiares y aunque no se mencionen, sucedieron y están ahí. 

Se suele tratar de: accidentes, muertes súbitas o brutales, incestos, violaciones, abusos sexuales a un niño, abortos, suicidios, la muerte de un ser querido o de un animal de compañía, duelos mal integrados, enjuiciamientos entre los miembros de la familia o de ajenos, malas relaciones de parejas, malas relaciones con los padres, abusos, maltratos, divorcios o separaciones, encarcelamientos, muertes de hijos recién nacidos… 

Otros que pueden darse es: el síndrome del aniversario, la persona siempre reproduce malestar o ocurren una serie de acontecimientos en las mismas fechas del año.

Programaciones de muerte: miembros de la misma familia que mueren de la misma manera o en las mismas condiciones o a la misma edad.

Repeticiones de nombre que conllevarán posibles repeticiones de patrones.

Imposición en la vida de otro de lo que tiene que hacer, trabajo o cómo debe vivir, con quien, etc... 

Muerto mal enterrado, es aquella persona que fallece o que ha desaparecido y no ha tenido una despedida de rigor a nivel familiar ni social.

Cuando se genera un impulso hay que reconducirlo hacia fuera. Está ahí y si no se corrige o se reconduce esta información, queda de generación en generación.
Suele ocurrir que la biología dice una cosa y la cultura, otra… y a todas estas, además, mi patrón interno dice otra. Es un choque de trenes en toda regla.


Desde cuántas generaciones?


Lo común es hasta 5 generaciones aunque me he encontrado casos en los que se ha ido mucho más lejos.


Técnicas usamos para las correcciones…


Desde las técnicas de liberación emocional basadas en la acupresión y en la propia kinesiología, Homeopatía, esencias florales, minerales, constelación, alguna acción a realizar implícita o no al paciente.

Se parte de una estructura de funcionamiento pero no se trabaja bajo ningún protocolo pre-establecido porque se pregunta absolutamente todo a través de la Kinesiología.

Qué tipo de cambios notará?

De entrada, aconsejo llevar el registro en una libreta porque es habitual tener más sueños de los normales y también suele suceder que las comunicaciones con los miembros de la familia se desbloqueen y empiece a fluir de la manera como estaban necesitando.

Y basado al motivo de consulta,  la persona empezará a ver cómo empieza a moverse. 

A mi modo de entender, este tipo de técnicas como la propia reimpronta o regresiones son el mejor regalo que podemos hacernos a nosotros mismos y a consecuencia a nuestros descendientes.


.

(Dedico este artículo a Carola R.N.  porque me haces partícipe de tan maravillosos milagros) 

.



.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Querida Rosa María

Hace tiempo que te sigo y echo de menos la frecuencia con la que escribías años atrás.

Me gustaría mucho un artículo sobre la reimpronta, tu punto de vista, cómo la vives y qué opinas. Sé que la practicas y con muy buenos resultados. Estoy a la espera de saber qué semanas estoy en España y entonces te vendré a ver.

Gracias por existir.

Karina Smith