17 junio 2007

El Cambio


Somos seres en constante evolución y además nos regalan la posibilidad de que sea voluntaria. Tenemos, desde que nacemos, libre albedrio y podemos decidir si queremos crecer internamente.

Ahí que a lo largo de nuestra existencia, la vida nos emita mensajes para que podamos percatarnos de nuestra asignatura pendiente, de la importancia que tiene aprender y volvemos a tener el privilegio de la libertad para permanecer dormidos o muertos aunque nuestros cuerpos vivan.

Somos seres libres con cosas maravillosas por aprender que nos hará más libres todavía, pero para aprender hay que ser valiente. No se nos exigirá nada de lo que no seamos capaces, por lo que el listón nunca estará demasiado alto para nuestras posibilidades aunque nos lo parezca.

De adultos sentimos que contenemos una historia, a veces pesada, con ingredientes de éxito y fracaso. Vamos acumulando dolor, heridas mal cicatrizadas, procesos sufridos, cuestiones no digeridas. Ignorantes de lo que contiene nuestra alma, vamos deambulando por la vida tomando pedazos de paz artificial en espacios que no son más que anestesias para callar la voz que nos grita dentro, perdiendo la pista de nuestro auténtico YO que pide ayuda.

El mejor coraje, la mejor aventura en la que podemos invertir nuestro esfuerzo es en este cambio de chip, romper los roles aprendidos, asumidos y entender, atender nuestra alma, nuestra emoción acumulada. Aprender de ella y decidir qué aprovechemos y qué desechamos de lo que hemos recibido con absoluto poder.

Los desajustes que se van acumulando desde la infancia son muy potentes y molestos, no quedan en el olvido jamás, pueden resultar grandes fantasmas que aparecen en los peores momentos cuando estamos más abatidos, llevándonos, muchas veces, a situaciones que se pueden entender como depresión. No tiene ni la gravedad ni la levedad de una depresión, es otra historia. Es un lenguaje pendiente que nos denuncia qué es lo que no marcha del todo bien en nuestro ser y no permite el equilibrio y por donde nos tenemos que fortalecer y la lección que hay que tomar. Es tan sencillo y complicado como sacar la basura, resolver el orden interno y poner renovados valores. Todo se simplifica con absoluta generosidad hacia nosotros mismos como si fuéramos un edificio en construcción.

Como habitualmente solemos decir en medicina alternativa somos holísticos, un todo y no existirá nunca un cambio integral que no venga desde dentro y vaya hacia fuera y este cambio interno acabe traspasando nuestra piel hasta que trascienda a las personas que tenemos cerca. Por tanto este cambio enriquece nuestra salud física también, además de la psíquica, emocional y espiritual y a los que tenemos cerca.

En cierto modo, esto no es del todo nuevo para nosotros ya que es así como enfermamos siempre, aunque no lo sepamos conscientemente y nuestro empeño se haya reducido en apagar el síntoma para continuar con nuestro día a día, reprimiéndonos las toses, la mucosidad, el dolor, la fiebre...

Como desconocemos la profundidad de nuestro cuerpo, tambíén desconocemos su voz y lo fuertes que somos y en lo que nos podemos llegar a transformar.

En cuanto todo el dispositivo se pone en marcha, decidimos ser constructores de nuestra vida y nunca más seremos víctimas, no nos lamentaremos nunca más de nuestra mala suerte, de nuestro triste destino, de lo duro que es soportar, de las pocas habilidades que tenemos, de lo pequeños que somos.

A partir del momento en que somos constructores, nuestras frases construirán, serán en positivo y con proyección de futuro. Descubriremos, entonces, una nueva ley que tiene la vida que es la atracción y todo lo que nos vendrá a partir de este momento, dependiendo de nuestro convencimiento, tendrá otro color mucho más bello.

Entenderemos que los problemas son mensajes positivos de la vida que nos indican hacia donde avanzar, oportunidades para sacarnos de encima mochillas muy pesadas metafóricamente hablando. Lo que antes eran barreras, ahora serán vallas que podemos saltar. Abandonar patrones heredados o aprendidos, cuestionar valores, ser nosotros mismos los creadores de nuestro día a día, nunca más nos sentiremos solos en el mundo porque habremos despertado el sexto sentido que nos hace ver que todo conspira para que nosotros crezcamos con absoluto amor.

Esta aventura produce un inicio de agitación como si estuviéramos ante un abismo, miedo, a veces, mucho miedo, puesto que desconocemos y como todo lo desconocido, genera temor.

No existe la prisa ni el tiempo, es una cuestión de ritmo interno y este ritmo lo marca el ser que llevamos dentro: el mejor guía que tenemos y tendremos jamás.

No se trata de saltarse ninguna ley, de transformarse en un anarquista, de ser rebelde, ni de romper con nadie, ni de marginarse de la sociedad, tampoco de llegar a ser un maestro, se trata de un viaje interno en busca de nuestra coherencia y sinceridad con nuestra esencia como seres para llevar una vida plena con todas nuestras capacidades.

No creo en fórmulas generales para todo el mundo para llegar a ésto. Creo en la magia: los libros escogidos por uno, aquellos que nos llegan de manera especial, sea por magnetismo en una librería o porque desde distintas fuentes nos insiste la recomendación y al encontrarnos con él, vemos que algo se abre delante de nuestros ojos.

Aquella película que nos emite un mensaje curioso, especial en aquel momento oportuno, siguiendo una sincronización con nuestro nuevo camino de evolución.

Creo en un paisaje espontáneo que de pronto nos parece hermoso, antes nos pasaba desapercibida su profundidad y lo vemos con nuevos ojos, despertando sensaciones y pensamientos nuevos a través de él.

En una música, una situación que despierta un nuevo sentido que nos empuja de manera diferente y nos hace subir...

Para saber lo que nos dice la propia vida tenemos que estar abiertos y romper con nuestra propia rigidez. A partir de aquí, el tabú no existe y queda aparcado para siempre, todo tiene un sentido, una causa, una razón de que sea como es aunque no forme parte de nosotros mismos. Lo que en un inicio puede parecer introspección, poco a poco, podremos ver es una apertura a la vida, a lo intuitivo y a dimensiones que desconocíamos que existían en nosotros mismos.

Lo importante, de entrada es calmar la angustia que nos produce el cambio en sí. No nos regiremos por juicios de terceros espontáneos porque estos terceros también tienen su camino de evolución y puede no ajustarse a nuestro estado actual ni a nuestro ritmo, el fondo de la afirmación no es el desprecio. Nos basaremos en la importancia que nos marque nuestro ser interno. Para esto recomiendo la compañía de un buen terapeuta que sepa escuchar y sepa direccionar, acompañando de terapias vibracionales. Las disciplinas que pueden acompañar son muchas y dependerá de cada persona.

Nunca es tarde ni demasiado pronto. Nunca se es demasiado joven ni demasiado viejo. Es una transformación de energía interna de densa a más ligera hacia una dirección nueva de nuestra vida.



(...A mi Hermana del Alma, gran amiga, Concha Martínez)