16 marzo 2011

El Equilibrio: La Búsqueda Espiritual

Durante muchos años la búsqueda espiritual ha sido territorio exclusivo de las religiones, aunque siempre ha sido un ámbito natural, intrínseco en el hombre. Desde hace un tiempo las vivencias han dado un vuelco, demostrándose de manera reiterada que el camino emprendedor de una espiritualidad sólo es titularidad de uno mismo.

La búsqueda interior pide que nos acojamos al lenguaje que nos encontremos más cómodos, sea religión o nuestro Ser, al margen o no de lo establecido por las iglesias.

La capacidad de vivir desde el Ser Superior abre unas puertas a una riqueza del alma. La realización debe ser en la materia y ponerse de manifiesto en la vida cotidiana. A pesar de huir de las normas establecidas por los humanos de lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer en nuestro camino espiritual, las trampas no son menores. Hay algunos elementos que es imprescindible aclarar y definir bien para saber qué es exactamente lo que entendemos por evolución espiritual, camino espiritual, pues por lo que llevo visto hay muchas confusiones difíciles de aclarar.


1.- Cambio instantáneo.-

Aunque nos hayamos dado cuenta de nuestro Ego y pensemos que podemos hacer una progresión poco a poco para la manifestación de nuestro Ser, esto no es así. No pasamos despacito del Ego a nuestro Ser. Estamos instalados en uno o en el otro.
Para que se manifieste el Ser tenemos que desprendernos de las manifestaciones del ego. Los dos no tienen acción simultánea en el tiempo. El Ser no es una expresión sofisticada ni crecida ni mejorada del Ego, tampoco es de lo que se pueda alimentar.

Son opuestos y no acogen matices ninguno del otro.

Como dice Annie Marquier en uno de sus libros es como saltar con paracaídas. Estás en el avión o estás en el vacío. No puedes tener la seguridad del avión y la estupenda experiencia de volar en el vacío.

Cuando nos liberamos del Ego, el concepto tiempo desaparece, el pasado no existe ni el futuro tiene expectativas. Sólo es el HOY, el presente con lo que nos aporta, lo demás no existe.

Para maniobrar en la vida, debemos movernos en el tiempo, respetar las reglas en las que nos sometemos en el tiempo, hasta que sea el momento del Gran Viaje. Entonces, cuando este se dé, será una liberación, lo viviremos sin miedo, dejaremos de ser duales (Ego-Ser Superior) para pasar a otra dimensión con su ámbito y sus nuevas reglas.

Como se dice en el Zen hay que moler primero los granos (preparación del Ego) y eso lleva un tiempo, pero el café (el Ser) se paladea en un instante. Para saborearlo, tiene que haber una elaboración, un trabajo, un proceso.

2.- Experiencia única

La experiencia del Ser es impresionante. Debemos reconocer que al usar las palabras nos movemos en un lenguaje que no es propiamente del Ser. Las palabras proceden de la mente inferior, de la mente ordinaria y el Ser está por encima.
Intuitivamente lo entenderemos mejor a través de nuestra percepción que no a través de nuestra razón. Por mucho que leamos, que nos instruimos, el saber ya está dentro.

La experiencia se percibe. Cada experiencia es nueva, no hay dos repetidas. Es a modo de inteligencia superior. Cuando ha sido asimilada, permite que pase de una mente a otra abriendo una puerta para que la realidad sea mayor, más amplia para nosotros.

Un contacto son el Ser abre nuevas aptitudes, cambios en el comportamiento de la vida diaria y una certeza absoluta de que la libertad y la felicidad radican en el interior de cada ser humano sea del modo que sea.


3.- Cuando el alma nos habla

El Ser se puede manifestar de muchas maneras. Quiero aclarar que aquí hay mucha confusión de lo que es realmente el lenguaje del alma. Se ha escrito mucho sobre espiritualidad, liberación espiritual con grandes dosis de intelectualidad, incluida la iluminación, Dios… Generalmente, el aspecto espiritual de la vida es confundido con aspectos que no tienen nada que ver con este camino, olvidando lo más complicando que es la convivencia que debe tener este camino con los tres mundos en los que nos vemos implicados (físico, emocional, emocional) a fin de que el alma pueda hablar y expresar su voluntad a través de ellos.

En síntesis, es sencillo queriendo decir que es abordable por todos y a la vez complicado por la intromisión del Ego.

3.1.- Experiencias trascendentales.-

El éxtasis místico que puede aportar a la felicidad superior, a la máxima felicidad puede ser un truco del Ego.

En realidad el éxtasis místico es un estado de gracia, un don, llega en el momento menos esperado y generalmente, cuando no se le busca.

Si se busca por poder, placer, jamás se alcanzará, será una ilusión. No se alcanzará por curiosidad. Si se busca bajo estos mecanismos, estamos en las herramientas del Ego y nos hemos extraviado de nuestro camino. Son trampas de doble filo que nos aleja del alma.

Es una huída, búsqueda de un bienestar personal, no trascenderá.

El contacto con el Ser aporta éxtasis, pero se encuentra y siempre trasciende sin implicación del Ego. Es un regalo de doble circulación: nosotros y el exterior. Te empuja a amar más, a servir, a participar en el mundo de manera inteligente, utilizando todas las herramientas que conoces, aunque no son indispensables… El éxtasis es un impulso que recibes, un intento que tiene el alma de impregnar toda tu persona. La noticia no es la experiencia del éxtasis, es lo que aporta.
No llegamos a ninguna parte con el éxtasis, sino que comienza un camino.

Si la personalidad no está preparada, el Ego puede aflorar. Si el cuerpo no está preparado, se puede desajustar. El desequilibrio que se vive no es malo, es normal. Si uno es consciente, puede llevarle a un mayor conocimiento de sí mismo y al dominio del Ego. Muchas veces, este desajuste nos lleva al disgusto de no saberlo vivir, pero posteriormente a una mayor capacidad de consciencia y dado que las energías espirituales cada vez son más activas, recibiremos la ayuda que necesitamos.

Generalmente, se sobrevalora el éxtasis. Al menos es mi opinión. Lo importante es el camino, sentir la Luz por poco que se sienta en nuestro día a día, buscar la conexión con el Ser y disfrutar de los momentos de conexión. El éxtasis es un regalo espectacular que dependiendo de la transformación que hagamos de él y del uso, nos llevará a cambios o a la inmovilidad y eso es lo que realmente importa: lo que nos aporta.

3.2.- Realización espiritual fuera de nuestro mundo

No es cierto que la experiencia espiritual deba darse fuera de este mundo. Si es así, es una huída a toda regla, insisto, una trampa del Ego.

Muchas personas ansiosas por realizar un cambio en su vida se lanzan a la búsqueda de un camino espiritual y se apartan de su mundo, de su lugar en lugar de integrarse en armonía y creatividad. Se da importancia exagerada a las experiencias extrasensoriales, visiones, determinadas prácticas originales sin darse cuenta que todo esto no es esencial, no hace ninguna falta.

Todo esto confunde. No es el objetivo a alcanzar. ¿Quieres ser un ser iluminado lo más rápido posible? Claro… para huir de este mundo y del mundo material que ya lo conoces por activa y por pasiva, harto de sus maniobras, huyes abandonando a los habitantes de tu sitio a su triste suerte cuando en realidad te han puesto ahí con una misión específica y con unas herramientas específicas que no sabes ver ni conocer.

Tened claro que no tenemos permitido desconectarnos del mundo. No podemos disociarnos de la madre Tierra ni del destino de la humanidad. Estamos todos implicados, no vale aparcarse a meditar.

Es importante que nos deshagamos de la atracción de la materia sobre la consciencia, pero no podemos huir de ella.

La actitud del rechazo de la materia es una seudoespiritualidad. Nos vamos al polo opuesto, siendo lo mismo el abuso de la materia que su rechazo. Uno cree que no está interesado en lo material es por ello más espiritual. No olvidemos nunca el principio de que los polos opuestos se atraen o dicho de otro modo, una cosa y su contraria sólo son dos aspectos de lo mismo.

Las dos partes se desprecian. Los materialistas tratan a los espirituales de vivir desconectados y los espirituales tratan a los materialistas de egoístas y subdesarrollados de conciencia. Quizás, ninguno de los dos esté equivocado, no lo perdamos de vista. Lo que hay que encontrar es el equilibrio, una espiritualidad viva, consciente que lleve una acción justa en el mundo. El camino de en medio no es el camino de en medio, es otro nivel que implica un análisis, una síntesis y un compromiso total en ambos enfoques.

Si los espirituales huimos sobre alas de lo trascendente nos olvidamos de lo que debemos amar más, de lo que la Luz nos pide que es poner en el mundo el amor y la belleza que podamos.

De ese modo, no sólo trasciendes a límites que no conocerás, también es el éxtasis, la máxima potencia que puedes dar para poder liberar.

4.- Los poderes psíquicos

Más de lo mismo…
La clarividencia, clariaudencia, mediumnidad son poderes psíquicos inferiores. Es un error traducirlos como señales de alguna espiritualidad, por favor, tenedlo en cuenta. No es la manifestación del Ser. No tiene nada que ver.

También es cierto que cuando se amplía la consciencia, se percibe con mayor facilidad las energías sutiles, pero los poderes psíquicos son señales de conexión con el mundo astral. No tiene nada que ver con la espiritualidad que es una dimensión más completa más elevada.

La dinámica es muy distinta de la de los fenómenos psíquicos o mediumnicos.
La conexión con el Ser es la intuición verdadera, comprensión superior, conocimiento directo… En el futuro esto dejará de ser poder psíquico y serán atributos normales en el ser humano porque ya lo son. No hace falta tanto para disfrutar de todo esto.

Los poderes psíquicos inferiores cada vez más corrientes, acabarán por desaparecer porque al mantener la consciencia en el mundo astral, no ayuda a la evolución, muchas veces, la entretienen. A no ser que la consciencia superior domine ya el mundo emocional y psicológico y lo ponga al servicio del Ser a través de la sanación y prácticas similares. Lo que ocurre es que a este nivel de consciencia se utilizan otras herramientas más fiables.

Entonces, no existe relación entre el grado de evolución espiritual y los poderes psíquicos inferiores.

No debemos juntarlos cuando hablemos de espiritualidad. El dominio del Ego por el alma da magos blancos; la posesión de poderes inferiores puede dar cualquier cosa de vibración densa.

La auténtica expresión del alma se mide por las cualidades de amor, sabiduría, desprendimiento, bondad, inteligencia, servicio real cualquiera que sea nuestra actividad.

5.- La finalidad

No nos interesa como hacemos el viaje sino como trasciende nuestro viaje a través del alma, qué sabiduría aportamos, se lleva, qué mutación hacemos... qué transformamos y ayudamos a transformar. No hay velocidad, no hay espacio, no hay tiempo. Será el que será en cada uno.

Importante saber qué aporta al mundo y como ayudar a evolucionar a una vibración más alta para ayudar a poner fin el sufrimiento. Importante saber cómo podemos encontrar esta libertad.

En principio, cada ser humano que intente encontrar en cada instante de su vida un punto de serenidad, contribuye a la paz, si la transmite, contribuye a la belleza, la bondad, la autenticidad porque no hay mejor mensaje que el vivido (más que el explicado) y aunque no viva grandes experiencias místicas de iluminación, será lo máximo que pueda dar porque está entregando sin saberlo cualidades del alma a través de un amor que percibe y esta creación inteligente da un servicio de alegría muy necesaria.


.
(Per la Maite O. perquè aquesta dedicatòria sigui un bon impuls per continuar endavant i cap amunt)


.


.