20 octubre 2009

Las Sales Schüssler


 

Las Sales de Schüssler son unas sales que se encuentras de manera molecular en nuestro organismo. Hay 12 sales que se les llama de Schüssler, pero también hay otras que tienen otro nombre como las de Schoepewinkel.
Las sales las deberíamos ingerir de manera normal a través de nuestra dieta, cuando éstas no están en la proporción adecuada en el organismo o no están en el momento preciso en el sitio adecuado, es cuando puede aparecer el síntoma.
Se pueden tomar de forma individual o conjuntadas, dependiendo de la necesidad que tenga la persona.
Las sales tratan desde dolencias de uñas, piel, tejido conjuntivo, muscular, esquelético, sistema nervioso, inflamaciones, lesiones, calambres y promueven la desintoxicación y la excreción. A modo de resumen, iré detallando las 12 Sales de Schüsler:

Calcium Fluoratum.-
Devuelve la tonicidad a la piel. Refuerza las articulaciones, huesos y esmalte dental. El fluoruro de calcio ayuda en la formación de huesos, tendones, ligamentos, dientes y uñas, reforzándolos y haciéndolos más sólidos. (p. Esta sal ablanda y endurece, ya que puede ablandar tejidos endurecidos como el de una cicatriz o endurecer el tejido (como las varices). Regula el grado de elasticidad de un tejido hasta que se alcanza el nivel normal.

Calcium Phosphoricum.-
Favorece el crecimiento. Es la sal de los huesos. Muy revitalizante El Fosfato cálcico tiene una función decisiva en la formación de los huesos a nivel de mineralización. Favorece su crecimiento y acelera la curación de fracturas. También contribuye a la formación de los dientes y hace que la membrana celular sea más permeable, lo que facilita el intercambio de nutrientes. También participa en la coagulación de la sangre y puede ayudar a contener la pérdida de sangre excesiva. Este mineral es importante para el movimiento muscular y para la producción de células nuevas. En general, fortalece el cuerpo y los nervios.

Ferrum Phosphoricum.-
Potencia el sistema inmunológico. El fosfato de hierro juega un papel fundamental en la fabricación de energía en las células y es fundamental para que las moléculas de oxígeno se unan a los glóbulos rojos. Esta sal influye en la tensión de los vasos sanguíneos, así regula la circulación sanguínea. Además, permite que el cuerpo absorba mejor el hierro procedente de los alimentos y lo transporta hasta la zona que el organismo necesite.

Kalium Chloratum.-
Regula el metabolismo de las membranas mucosas. El cloruro potásico, junto con la sal cloruro sódico, elimina el agua del organismo regulando los líquidos corporales y se encarga del buen funcionamiento de los músculos y nervios. Influye en el metabolismo del azúcar y las proteínas, el control del latido del corazón y la actividad estomacal e intestinal. Esta sal es muy útil para curar inflamaciones e infecciones de la piel y en quemaduras de primer y segundo grado. Además sirve como remedio secundario al Ferrum phosphoricum en el tratamiento de resfriados, heridas e inflamaciones.

Kalium Phosphoricum.-
Ayuda a tratar el agotamiento mental, emocional y físico. El fosfato de potasio es necesario para que tanto nervios como músculos funcionen correctamente. Evita también la deterioración del tejido celular. Se considera una Sal nutriente para el tejido muscular y nervioso. Regulando el contenido en potasio, estabilizamos los nervios, la mente, las emociones y el cuerpo. Esta sal es importante para tratar el agotamiento mental, emocional y físico o insomnio causado por nervios. También la falta de energía, el desánimo, calambres…

Kalium Sulphuricum.-
La sal anti-toxinas. Repara daños en la piel y uñas. El sulfato potásico es muy importante para eliminar las toxinas del organismo, junto con el Ferrum Phosphoricum ayuda a transportar el oxígeno de los pulmones a las células. Esta sal se encuentra en piel, huesos, músculos y uñas. Estimula la formación de las células cutáneas del cabello y las uñas, esencial para la curación de heridas y erupciones. La sal contra los resfriados e inflamaciones.

Magnesia Phosphorica.-
Es la sal del dolor. Elimina rápidamente calambres y espasmos musculares. El fosfato de magnesio participa en la formación de huesos, músculos y nervios, tienen la capacidad de disminuir los impulsos nerviosos que conducen a los músculos. Esta sal es el remedio bioquímico que alivia los calambres y dolores, puesto que disminuye la actividad en los nervios y músculos, tal y cómo hacen las sales naturales de nuestro organismo. La falta de magnesio agrava los calambres y cólicos. El fósforo es esencial en la producción de energía celular.

Natrum Chloratum.-
Reguladora del metabolismo hídrico. El cloruro sódico está elaborado a partir de la sal común y regula los niveles de agua del cuerpo. Esta sal es muy eficaz en los problemas que se manifiestan tanto por exceso de líquidos como los edemas o personas que sudan o lagrimean mucho, como por falta de hidratación como la sequedad en la piel. Esta sal regula los niveles de hidratación del cuerpo.

Natrum Phosphoricum.-
El fosfato sódico es la sal bioquímica que regula el metabolismo. Tiene un efecto purgante (laxante) y controla el exceso de acidez del cuerpo. Esta sal ayuda a normalizar el metabolismo y los iones que pueden causar ácido úrico y gota. También regula el equilibrio ácido-base, actuando en excesos de acidez como digestiones pesadas o acidez estomacal, exceso de ácido úrico (reuma, gota) o ácido láctico (esfuerzos musculares).

Natrum Sulphuricum.-
La sal de la excreción y la eliminación El sulfato sódico expulsa líquidos excedentes del cuerpo. Reduce la cantidad de agua que absorbe el intestino grueso, actuando como un purificador o podríamos decir un desintoxicador indirecto. Por ello, esta sal se convierte en el medio excretor más importante de la bioquímica. Esta sal ayuda en todas las alteraciones de secreción en los órganos digestivos, entre los cuales se encuentran el páncreas, vesícula biliar e intestinos.

Silicea.-
Es la sal de la belleza. El dióxido de silicio es el cosmético bioquímico por excelencia, estabiliza la piel, el cabello, las uñas, pies y manos y tejido conjuntivo. Contribuye en su elasticidad y firmeza. Esta sal favorece el aprovechamiento de calcio en los huesos, por lo que junto con las sales nº1, nº2 y nº7 ayuda a prevenir la osteoporosis.

Calcium Sulphuricum.-
Es la sal regenerativa. El sulfato de calcio está presente de forma natural en los cartílagos y forma parte de los aminoácidos. Esta sal estimula a las células encargadas de emitir hormonas y enzimas. Influye sobre la formación de tejido conjuntivo, tiene efecto antiinflamatorio sobre la piel y refuerza el crecimiento de células nuevas.

De cada sal hay mucha más especificidad que para no alargarme, no la expresaré. Si veo que es de vuestro interés, ya haré algunos artículos redactándolos con detalle.