10 diciembre 2010

Sentimiento de estar solo o sentirse abandonado





El sentimiento de soledad o de ser abandonado es uno de los síntomas más comunes en la visita homeopática. Dejando al margen la obviedad que es el deseo de compañía, siempre viene implícita una falta de confianza en sí mismo. Sentirse desvalido con el miedo que supone no poder abordar cualquier problema o circunstancia que pudiera surgir nos hace esclavos, muchas veces, de compañías que no tendríamos si fulmináramos este miedo, que en el fondo es una resonancia de la infancia, de nuestra tierna infancia, en un estado de vulnerabilidad que ya no existe, incluso, de desprotección porque con los años has adquirido unas herramientas, fortaleza psíquica, física que cuando eras bebé no tenías.

La soledad es una oportunidad para encontrarse y todo ser humano se ve en un momento u otro en la vida ante esta posibilidad que se debería aprovechar para crecer en dimensiones de nosotros mismos que desconocemos y remover viejos paradigmas, sacando las estructuras rígidas que no nos dejan andar.

Transformar la soledad como una experiencia de aprendizaje nos hace tomar un punto muy saludable de nuestras relaciones y nunca más seremos los mismos, aprendiendo a no movernos desde la carencia.

A veces, cuando el sentimiento de abandono persiste se asocia ante la dificultad de integrarse a un grupo social. Reconocer que no se siente amado ni aceptado y la sensación de verse aislado de los demás, como si formara una isla y el resto del mundo, un universo, como si se tratara de un enchufe desconectado de una corriente es un sentimiento que se debe atender cuanto antes para no crear creencias limitantes y juicios, siempre negativos, que catapultan una situación muy mal entendida como castigo de la vida.

Anacardium.- Se siente aislado y necesita identidad, afianzarse en sí mismo. Le falta definición, encontrarse. No pertenece a ninguna parte.

Argentum  Nitricum.- Es el pensamiento obsesivo a modo de torrente. Es una persona cálida, emocional y sin embargo vive en un mundo distinto al de los demás. Sufre mucho porque es muy empático y siente que no lo entienden.

Arsesincum Album.- Es la cronicidad del sentirse solo, ya está solo, lo ha decidido. A raíz de un profundo rencor a la vida, de disocia del mundo, rodeándose de argumentos que alimentan sus miedos más profundos y existenciales. Malinterpreta el acercamiento con muy malas intenciones por parte de los demás.

Calcarea Carbonica.- El que va a su ritmo, percibe al mundo acelerado y hostil. Aprende a valerse por sí mismo a su velocidad porque no puede contar mucho con los demás.

Platina.- Es brillante y puede que realmente lo sea. Muy mal interpretada por los homeópatas que la consideran muchas veces soberbia, puede que lo sea, pero siente de verdad con intensidad lo especial que lleva dentro (y llevamos todos y no somos capaces de ver). El problema de Platina es que se pasa de rosca y puede sentirse superior a los demás aunque lo tenga disimulado y las alturas siempre conllevan soledad en la que se da cuenta de su vacío existencial más profundo y una falta de confianza terrible… pero, piensa que si baja, aún la querrán menos.

Stramonium.- Invadido por sus miedos, sufre desconsoladamente una soledad que no puede compartir porque no controla lo que ve, siente y oye… por lo que interpreta, viendo a los demás tan tranquilos, que es el único de darse cuenta de los peligros de la vida.

Hay muchos más remedios que tienen el rubro homeopático de sentimiento de abandono, soledad, aislamiento… Siempre comento a mis pacientes que no basta con tomar homeopatía que siempre nos consolará del dolor interno, hay que hacer todo un trabajo de toma de conciencia para no volver a crear la sensación o sentimiento.

No hay comentarios: