23 junio 2011

El Silencio







El silencio…


Incómodo porque dice verdades.

Te saca del ruido externo y te muestra el ruido interno para que salgas de él.

Si le escuchas, te hace hartar de ti mismo y esto asusta… Te muestra los miedos en el estado más crudo para que te conectes a partes más profundas de ti y los desactives.

En el silencio sale la virulencia que llevas dentro.

Es generoso porque te permite vivir en el infierno para que aprendas que no mueres estando ahí y que es un gran maestro para que descubras en este infierno, el mismo cielo.

El silencio te permite bajar y subir sin hacer nada o haciéndolo todo. Te permite ver lo prohibido y lo consentido a través de tu mundo interior.

En el silencio te desconectas y te conectas. Te permite Ser y no Ser. Te muestra el camino hacia tu esencia y ahí descubres que todo es perfecto.

Es genuino. Te muestra quien eres realmente. Te ayuda a navegar en puntos que ni recuerdas para darte cuenta de tu equipaje y de tu camino.

El silencio es también un gran chivato que filtra lo que te mueve y lo que te paraliza y te cuenta el por qué.

Te muestra tu emoción perfecta y la acertada de las personas que forman tu vida. La importancia que tienen todas ellas y tu papel en ellas.

Te escribe en palabras lo que tu emoción siente y tu miedo no te ha permitido ver antes. Da sentido lo que era tan incómodo y no tenía antes estructura.

El silencio te enseña el espejo que hay en el otro y que te muestra lo que no quieres ver en ti. Te ayuda a discernir si aprender de este espejo o abandonarlo.

Es un gran filtro que te debes permitir sin ruido interno ni externo porque es tu gran verdad.

Es normal que el silencio te agite porque es muy potente, nunca miente. Los momentos más intensos con uno mismo siempre son con este silencio.

Si se sabe aprovechar, el salto es brutal. Si no se conoce, si huyes de él que sepas que estás viviendo a medias, distraído, anestesiado…dormido!

En el silencio… conocer tu configuración, qué partes de tu ego te están condicionando y moviendo. Es un máster que sólo tú mismo te puedes regalar para tener estas respuestas tan difíciles de encontrar.

Sé valiente y sal de la dualidad.

Vívelo porque merece la pena.



No desesperes…



Algunos de mis pacientes me cuentan que les da miedo el silencio porque se introducen en un laberinto. Ayúdate con nuestras terapias, permítete que te sostengan. Un apoyo puede venirte bien para que comprendas que tu silencio es luz pura y el laberinto son tus miedos, estos son aprendidos, se pueden desaprender y no son tan feroces como realmente los ves.

La homeopatía, las Flores de Bach, la propia EFT… todo lo que te pueda apoyar a nivel emocional con componente energético, te servirá.


Te muestro una pincelada homeopática…


Thuja.- Me siento frágil como el cristal que en cualquier momento me puedo quebrar. Observo como mi mente se dispara, como si fuera sola excitada en bucles… No la puedo parar.

Nux Vomica.- La preocupación de mi día a día invade. No soy capaz de conectarme. Me reconozco irascible conmigo y los demás. Soy sensible pero no lo muestro porque mi responsabilidad contraída es muy grande.

Ignatia Amara.- No puedo conectar con mi silencio, estoy hiperexcitado, nervioso, me puede el momento emocional que estoy viviendo, me desespera porque es como una obsesión… Me reconozco un punto de histeria que no sé cómo gestionar.

Anacardium Orientale.- Me peleo constantemente en la dualidad. No puedo meterme en este silencio sin estar controlando y decidiendo entre sí y el no, sin perderme porque las dos opciones son importantes para mí. No me gusto porque puedo ser muy bueno o muy malo, un ángel o un demonio… Me perturba y no puedo meterme en este silencio absoluto.

Belladonna.- Conecto con el silencio pero no soy capaz de conectarme con nada más allá de mi mente, me veo siempre en lo terrenal, en mis preocupaciones, no puedo conectarme más arriba.

Carcinosinum.- La estructura que me impide liberarme del listón tan alto que he aprendido a tener. La obligación, el nivel de exigencia siempre me trae la culpa, el poderlo hacer mejor. El silencio me muestra mis carencias, deficiencias, que puedo hacerlo mucho mejor y me supone más esfuerzo… Es peor!

Staphysagria.- En el silencio me sale el dolor, no sé qué hacer de la rabia que llevo dentro, de mi impotencia. Me salen las frustraciones y no las sé digerir, no salgo de esto…

Arsenicum Album.- Me da miedo, me trae pensamientos de muerte… No soporto estar en silencio ni en soledad sin que haya alguien cerca…

Phosphorus.- ¿Y si viene algún fantasma? Porque soy tremendamente sensible…



Entre muchos otros medicamentos…




Un poco más, déjame que te cuente...


La Respiración Consciente como puerta de entrada, la práctica de pocos minutos de meditación sin visualizaciones que nos distraen, nos puede ayudar y te lo aconsejo.Es una cuestión de entreno, no hay más y se aprende rápido.

Intenta, además, hacerlo a unas horas que no te interrumpan, ni te quedes dormido y tómatelo como una higiene para ti a niveles importantes de tu vida.


.

.
(Dedico este artículo a mi querida Cristina porque me muestras cada día tu cariño incondicional, transmutando cuando lo necesito de amiga a madre con una complicidad que no conocía antes, en las duras y en las maduras…. Desde mi corazón, con todo mi cariño).
.

.

No hay comentarios: