02 marzo 2011

El Equilibrio: pequeña pincelada homeopática






Cada constitución homeopática busca el equilibrio en la vida, una meta, una razón en su fondo existencial. El motor de verdad no siempre es consciente. No es fácil de reconocer a simple vista. La mayoría te expresará que desea ser feliz y conseguir el éxito cuando en realidad todos queremos amar y que nos amen, ser aceptados desde un amor de verdad en nosotros mismos y por los demás.

Las personalidades de carácter psórico buscarán conseguirlo a través de la tranquilidad, reducir los problemas de la vida externa al mínimo. Las aspiraciones, el volar es más a nivel interior. Son más espirituales, tienen una vida secreto dentro de sí.

El sycósico, que no tiene nada que ver con el psicótico que entiende la psicología, contagia a su alrededor con sus aspiraciones vitales. Busca cosas tangibles, ambiciosas, lo externo. Utiliza esta comunicación exterior para su propio bien egoísta. Espera cosas de la vida pero de manera menos profunda que el psórico, es más visceral en este terreno, muy influenciable y vulnerable, le costará construirse.

El syphilitico es transgredor, sus búsquedas son disparatadas, con una ambición tan alta que puede llegar a resultar destructiva. Es desmedido. No sabe cómo pero siempre llega a conseguir dañarse, le sale de dentro sin él quererlo (es lo que cuenta).

Arsenicum Album carece de vitalidad y de motivaciones. Ha entrado en un bucle que no puede salir porque es tan real como la vida misma… el miedo existencial. La vida en el fondo es un caos, el vacío, el sentido de la vida… no hay salida. Ya no hay nada que lo alegre, se asume a su pulcritud con el ánimo de poner algo de orden a tanto desorden y algo de bello a tanto desastre. Arsenicum tiene mucho de syphilitico con un comportamiento en segundo término sycótico cuando mejora y sale de su autodestrucción.

Calcarea Carbónica también tiene miedos existenciales, pero no son tan destructivos como Arsenicum. Calcarea busca la paz, la tranquilidad, unas buenas razones que no serán tan complicadas como las de Arsenicum para vivir en equilibrio. Calcarea es psórica y se paraliza en sus miedos, aunque tiene de sycótico cuando enferma, también. Aunque parezca que no avanza, Calcarea va a su ritmo, muy despacio, eso sí, pero avanza… consiguiendo tramos que se hace suyos ya para siempre acompañado del griterío de sus compañeros sycóticos y syphiliticos.

Tendríamos que relatar todos los remedios homeopáticos en busca de su arca perdida con el fin de estabilizarse y poder disfrutar de su existencia… La lucha permanente por el equilibrio, la polaridad (frío-calor, humedad-sequedad, salud-enfermedad..) En innumerables ocasiones entrando en el caos para conseguir un nuevo orden, cada uno de ellos en su lenguaje y manera.

No olvidemos que de cada emoción, de cada aspecto de nosotros mismos existen ambas polaridades que son las encargadas de mantenernos en equilibrio. Estoy convencida que entender esto, detectarlo en nosotros mismos nos ayudará avanzar a pasos de gigante y ser más benevolentes con nosotros y los demás.





.