09 noviembre 2017

La Ley del Espejo, hermosa herramienta de aprendizaje


Lo que enseña el espejo es mostrar lo que no puedes ver en ti mismo. Nunca te has visto el rostro ni aspectos, detalles de ti mismo si no es con la ayuda de una fotografía o de un espejo. Nunca te verás si no es con ayuda de alguna estrategia similar.

El espejo muestra a nivel interno aspectos que por nosotros mismos no podemos ver y es necesario poner atención.

Hace muchísimos años que he oído hablar de esta Ley y realmente, llamarlo ‘’Espejo’’ es una manera brillante de resumirlo.

El mundo exterior siempre actúa como un espejo para nosotros.

Lo que este espejo refleja es tu luz y la sombra, es decir, todo tu mundo interior con las creencias, los valores, ideas, pensamientos, lo que es importante y lo que no lo es para ti pero que es sensible para transformar o matizar.

Cuando aprendes a ver cómo funciona, se transforma la manera de ver la vida.

Nunca más serás víctima de nada ni de nadie y lo que experimentas está en ti y lo que los demás muestran, está en ti también. Eres responsables de manejar tus  creencias y tus ideas sobre todo.

Es una auténtica mina de aprendizaje sin límite. Cada emoción que se genera, se convierte en un camino por el que te lleva a resolver, sanar algo de ti mismo y a expandir tu mundo o permitirte algo que te estás negando.

Cuando logras comprender el fondo de esta Ley y empiezas a aplicarla en la vida, abres de par en par las puertas al autoconocimiento personal.

Lo que te molesta de los demás es algo tuyo que no estás viendo o has decidido no ver.

Los demás te reflejan algo que a nivel inconsciente has decidido liberar. Cuando lo hace, el espejo empieza a reflejarte otra realidad distinta.

No sólo te has transformado sino que el reflejo del espejo, tu mundo exterior también ha cambiado. Ya entiendo que es complicado de entender, como muchas otras cosas, se comprende experimentando.


Ayuda a poner consciente lo inconsciente y a descubrir partes con las que puedes crecer porque ya estás preparados. Son partes que han generado mucho sufrimiento.

Esta evolución nos permite aprender que los extremos son extremos y están lejos del centro, de nuestro equilibrio.

Te vas a dar cuenta que en el exterior hay un montón de información muy valiosa a muchos niveles.

Cuando hay algo en nuestra vida que nos enciende de otra persona o algo nos produce rechazo o rabia, algo que nos gustaría cambiar, coge esto…, para un momento… e imagina que pones esto delante de ti como si fuera un espejo, observa este espejo y pregúntate ¿Qué está reflejando este espejo de mi?

Cada espejo tiene datos  y cada suceso te refleja una de estas situaciones:


Espejo 1.- El espejo muestra una similitud que tiene que ver contigo. Lo que ocurre en el exterior es lo que está ocurriendo exactamente igual dentro de ti. Partes que te molestan de ti mismo, algo que no quieres ver. Visto desde fuera puedes discernir qué necesitas, qué decides hacer con ello, entras a un nivel de comprensión distinto.

Un ejemplo claro es el caso de una madre que se pelea con su hija y se va a comer con una amiga y ésta le muestra el conflicto que tiene con su hija que es exactamente igual, para postres ésta le pide consejo…


Espejo 2.- El espejo muestra el lado opuesto de lo que te curre. Justamente lo contrario. Te muestra lo opuesto a ti y porque es lo contrario no lo soportas… Te estás situando en un extremo, ningún extremo es bueno para nadie.

Un ejemplo claro es el de una persona muy meticulosa y perfeccionista que le toca como compañero de trabajo una persona absolutamente desordenada y caótica. El espejo te muestra que estás en un extremo y que los extremos se encuentran. El espejo te está mostrando tu extremo y quizás invitando a flexibilizarte...


Espejo 3.- El espejo te refleja lo que tú haces a terceras personas. Algo que te están haciendo a ti, no lo haces a esta persona en concreto pero sí a otra persona u a otras personas. Es espejo te está mostrando cómo se siente estando ahí y te da la oportunidad de cambiar o matizar la conducta.

Un ejemplo puede ser tener la persona que tiene un jefe que la maltrata y cuando llega a casa, hace lo mismo con sus hijos.


El trabajo es hacer consciente qué es lo que puedes transformar en ti y la vida traerá circunstancias similares hasta comprender qué es lo que puedo aprender. Si observamos, son buenas noticias porque nos permite liberarnos de lo que nos densifica y nos coloca en otro nivel de entendimiento.

Vivir desde ahí es tomar consciencia de que nada sobra y todo, absolutamente todo es útil y un gran regalo de la vida.

Todos somos maestros de otros y estos otros, a su vez, son nuestros maestros.

No son partes negativas porque a raíz de ellas podemos crecer y evolucionar. Son un reflejo de nosotros mismos. Si no las transformamos, nada se transforma porque seguirá estando el reflejo ahí fuera.

Todo empieza así en cada uno de nosotros.


No hay comentarios: