21 septiembre 2013





Los pájaros capaces de volar a grandes alturas, deben ser también capaces de soportar grandes soledades, resistir el vértigo y el frío, la ausencia de referencias horizontales, el riesgo de las caídas más largas y peligrosas. 

Para un pájaro, la altura que alcanza en su vuelo es directamente proporcional a la certeza de la muerte en la caída... 

Ante todo debe tener la fortaleza inquebrantable de ser fiel a sus posibilidades y volar tan alto como pueda, sólo así trasciende la miope mirada del llano y desde las alturas comprende en una sola mirada, las aparentes contradicciones del paisaje. 

Florecer, llegar a volar lo más alto que se pueda volar de acuerdo a la propia naturaleza, sin compararse ni glorificarse, sólo consigo mismo y con la pasión de la total entrega, lejos de la multitud; ese es el camino del Guerrero.

Swami Ogeihcen Da Naa

No hay comentarios: