28 julio 2014

MI EFT de Subrogación para Ana María




Es un clásico que te cuenten que puedes usar la EFT para todo. Entiendo que es tan extenso cuando te dicen 'para todo' que si no se concreta, puede quedar en poco o en nada.

Hoy te cuento una experiencia que tuve hace pocas semanas, haciendo una EFT para un tercero.
Personalmente, no uso la EFT de sustitución por la sencilla razón de que nunca estaré en la digestión del otro y tampoco he vivido la vida del otro. Sin embargo, sí puedo hacer una EFT a distancia o de subrogación, diciendo que esta EFT es para la persona 'X', con su permiso y a partir de ahí, voy narrando todo lo que le ocurre y como quiere sentirse, tal como me ha contado.

No suelo utilizar este sistema, aunque visto lo visto, voy a experimentar más cuando una persona me pida. Me pondré más 'a tiro'.

En este caso concreto, me tocaba muy de cerca y me afectaba enormemente lo que le estaba ocurriendo. Se trataba de una amiga muy querida que estaba pendiente de unas pruebas a raíz de unos síntomas nada comunes. El nivel de ansiedad de la persona era muy alto y en plena EFT entré de lleno con una sensación muy desagradable de agitación que no quise traducir de quién era.

Hice varias rondas para serenar este estado y no me preguntes por qué, pensé que el proceso en el que estaba la persona era para que ella misma diese con algo que yo ignoraba por completo y no podía bucear para allanar el camino...

Se me ocurrió algo que nunca hago, apelé a todo lo bueno que ha hecho esta persona por mi, lo entregada que es con los que quiere y a toda la luz que lleva dentro que es mucha... Mi amiga no es 'creyente' pero es muy sensible a a espiritualidad y ahí coincidimos ambas. Desde mis creencias, puse en manos del Universo, la Vida... para que ayudara a poner su tramo, el camino, de la manera más sencilla posible para ella, pudiendo dar con lo que tenía que dar de manera lúcida y rápida... Me sorprendí haciendo oración.

A la noche, me llamó una de sus hijas, con la que habíamos hecho dos sesiones de EFT hacía poco por un tema de trabajo que la preocupada y con muy buenos resultados... Me contó que aquella misma tarde, había hecho unas rondas para su madre, sin saber mucho qué hacía y de manera espontanea con el mismo formato que había hecho yo. Me llamaba para saber qué hacer, si esto podía ir así... ¡Claro que sí! Ahora, observemos a ver qué nos cuentan, le dije.

Esa semana le hicieron las pruebas y tuvimos los tan esperados resultados. Algo que hacía sospechar muy gordo quedó reducido a una afectación en el órgano que con poquito se puede reequilibrar. El caso es que a la mañana siguiente, ella misma nos contó que había dormido 'como una bendita' y que no sabía muy bien por qué le había dejado de importar lo de las pruebas ya que tenía el convencimiento de que todo saldría bien.

Se le contó, la curiosa coincidencia o sincronía...o llámale 'h' del encuentro efetero de su hija conmigo y también de lo que se dijo y cómo se dijo.

Nos contó que aquella misma mañana esa tranquilidad que tenía la llevo a reflexionar sobre lo afortunada que se sentía con sus seres queridos y lo bonito de este sentir y que quizás, había llegado el momento de recuperar una práctica que había abandonado hacía mucho tiempo... meditar y pedir por ellos, que todo les vaya bien... Yo le dije que lo de meditar ya lo estaba haciendo... me contestó: 'Ya, pero quiero recuperar aquel hábito que tenía tan bonito que me conectaba con este amor que siento con lo divino, llámale Dios... ¿Me entiendes?'

Me pareció increible, me sigue pareciendo increible... ¿Qué hemos movido? ¿Qué ha pasado? Ni idea. Sólo haber dado con una pincelada muy pequeña de lo que nos contó es suficiente.

La mente necesita comprender... El corazón, sentir... 'Lo que sea... todo bueno''

Espero que mi experiencia te inspire...

Feliz día y hermosa semana de recta final de julio.

¡Nos vemos pronto de nuevo! ;-)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Agradecida por tan grande trabajo y por el que inventó esta técnica.
A.

Anónimo dijo...

Te amo y amo esta técnica.

M.K.