21 abril 2011

África

Mercedes perdió a África a las treinta y siete semanas de gestación. Inmersa en el dolor durante un tiempo, ha sido capaz de levantarse como el Ave Fénix, aprendiendo, integrando su sentir y nuevos prismas de la vida que sólo desde la absoluta apertura, generosidad y con mucho amor es posible.


Su ejemplo es un regalo que nos da la vida...



.

Te fuiste perfecta y llena de amor, escuchaste el latido de un corazón que latía por ti, creciste en mis entrañas y marchaste sin conocer el dolor.

Me costo entender que sentido tenia que me eligieras como madre, me culpe hasta condenarme al sufrimiento, huía del intenso dolor que provocaba tu recuerdo. Tras haber pasado un tiempo, he sabido la razón de tu paso por mi mundo, un mundo que no llegaste a conocer; enseñarme a vivir.
Supe que dentro de mí había una persona por descubrir y hoy la estoy descubriendo contigo.
He conocido que mas intensa es la calma cuando el dolor desaparece.

Cuando miro a mi gente veo un brillo en sus ojos y desde la empatía desaparece la rabia que una vez les tuve. Siento lo mucho que me quieren, lo que sufrieron por lo que pasó y la impotencia a la que estuvieron sometidos por no saber que hacer y decir. 

Honestamente yo también hubiera huido de tanto dolor.

Al caminar por el parque miro como los árboles están agarrados fielmente a la tierra y con que serenidad viven los cambios del otoño, el duro invierno y como nos ofrecen su espectacular belleza en primavera y verano.

He conocido gente maravillosa que me están ayudando en este camino, a descifrar los mensajes del universo, sus energías y orgullecer me de mi paso por el mundo de mi familia y de mis amigos.
Hoy camino por la senda del perdón y así la del olvido. Se que el miedo no te deja avanzar que la vida es efímera, que los cambios suceden en el presente y que sus lecciones por muy duras que sean están llenas de sabiduría.

¿Sabes?, tu hermano esta a mi lado por sus venas corre tu sangre y posee la herencia que tu le has dejado, un Ángel que le protege dulcemente de día y de noche, un Ángel llamado África y África es; fuerza, lucha, un imperio, amistad, familia, amor, alegría, una brisa que acaricia mis días, una niña con alas blancas gravadas en mi corazón.

Tu familia, te quiere y se siente muy orgullosa de ti. 

GRACIAS POR ELEGIRNOS.    

Autora.-
Mercedes Gracia 
mercedesgracia82@hotmail.com

Lorca (Murcia)